miércoles, 6 de diciembre de 2017

Otra vez… Rusia culpable



Por: Mario Herrera
 
 Otra vez Rusia paga los platos rotos por ser la oposición. Estemos claros: Rusia es responsable por no controlar a los funcionarios públicos que debían cuidar que el fenómeno del dopaje fuera castigado. Funcionarios públicos rusos no cumplieron su trabajo, o dejaron de hacerlo intencionadamente para beneficiarse a título personal, y son los atletas limpios, es esa mayoría que no entró en el juego sucio, la que paga los platos rotos.

 Una cosa es que esos funcionarios actuaron a título personal, y otra, bien diferente, que lo hayan hecho por una orden del Kremlin.
 El famoso informe McLarent es una gran farsa. El propio informe, en la página 22, los 2 últimos párrafos:
“The IP interviewed a number of other individuals on a confidential basis. Some were interviewed at the request of the IP investigation team and others came forward voluntarily.
The IP did not seek to interview persons living within the Russian Federation. My experience on the IC was such that individuals who were identified to give interviews were fearful of speaking to the IC.
I did not seek to meet with Russian government officials and did not think it necessary, having already done so previously with the IC with little benefit to that investigation. I also received, unsolicited, an extensive narrative with attachments from one important government representative described in this Report. In the short time of 57 days that I was given to conduct this IP investigation it was simply not practical and I deemed such interviewing would not be helpful based on my experience with the IC. All the allegations that were made have been followed up by the IP and Findings have been made along with revealing other evidence discovered during the course of the investigation. The allegations, which we find to have been
established, attack the principle of clean sport and clean athletes which are at the very heart of WADA’s raison d’etre.”
 O sea: no voy a entrevistar a los funcionarios rusos porque no me hace falta. ¿En serio? ¿No contrastó fuentes?
 Pero seguimos: dentro de los “hallazgos”, “el Dr. Rodchenkov es una persona confiable” (pag 23), sin embargo, en el segundo informe, salido a la luz en diciembre de 2016, el mismo Dr. es informado de que está bajo juramento, que si no “dice la verdad”, será deportado a Rusia (pag 12). ¡Vaya manera de ser confiable!
 Seguimos. No voy a meterme en la película del sábado por la noche, de si un agente, Blokhin, entró un sábado por la noche a los laboratorios de Sochi, e intercambió muestras, pero nadie lo vio. O si “hay conversaciones entre Blokhin y sus superiores que no pudo encontrar, algo que no es de sorprender porque el FSB es un servicio secreto” (pag 59), o la más clara, en la misma página 59, último párrafo igual, cuando dice: “Fueron las acciones del agente FSB Blokhin aprovadas por los mas altos niveles del FSB y del Estado?, El IP no lo puede decir”. Para mí, ésta es la clave del fraude de McLarent.
 Los rusos apelarán la decisión del COI, pero hasta ahora, celebrarán los juegos olímpicos de invierno en Corea del Sur, ellos estarán, pero sin su bandera.
 Repito, Rusia merece una sanción por descuidar un asunto primordial en el deorte de hoy. No es ilegal el castigo de hacerlos competir sin bandera, solo que es desmedido pues nunca hubo evidencia.