miércoles, 31 de enero de 2018

Culmina Ascenso



Por: Mario Herrera

 
Ha culminado el torneo de Ascenso del futbol cubano, mal llamado segunda división. Si bienme siento feliz por el regreso de dos históricos a la élite nacional, también me entristece el desenlace final del evento, que acaba de cersenar el sueño de un jugador, de convertirse nuevamente, en profesional, en una liga extranjera.
 El único partido con relevancia era el choque entre Artemisa y La Habana, celebrado en la Polar, que terminó con victoria 1-0 de los habaneros. Artemisa peleó hasta el final y por momentos logró meter al conjunto dirigido por el italiano Lorenzo Mambrini, en su propia área. Los azules lograron la anotación en el segundo tiempo y pudieron ampliar. De hecho, la jugada que significaba entonces el 2-0, muy parecida a otra, dos años antes, que le costó el título a la entonces tropa de Dariem Díaz, frente a Camaguey, en el Pedro Marrero. Misma situación, idéntico autor. El gol, obra de Eddy Sanamé.
 Lo triste del torneo, la seria lesión de Maikel Reyes que lo alejará, al menos, seis meses de toda competición, y termina así con la posibilidad de regresar al futbol profesional tras su paso por Cruz Azul Hidalgo de México. Según fuentes de la AFC, Maikel debía viajar este jueves a República Dominicana, junto a otros jugadores, para sumarse a las filas del Atlántico FC.
 Otra noticia lamentable, es que el defensa central guantanamero David Urgellés, y el volante villaclareño Robertney Caballero, no se incorporarán a la liga profesional de Panamá, con el Independiente La Chorrera. La oficina del Primer Vicepresidente de los Consejos de Estados y de Ministros, Miguel Díaz-Canel no ha firmado sus contratos, tal como sucedió el año pasado con Roberto Peraza y Beto Gómez. El club se cansó de esperarlos y negó su incorporación. Aricheell Hernández está en situación parecida, y de no resolverse esa cuestión antes del próximo viernes, también perdería la oportunidad de regresar al club panameño, según fuentes serias de la AFC.
 Como he defendido antes, la Selección Nacional para menores de 20 años, no debió jugar este torneo, donde los equipos buscan el ascenso a primera. Defiendo la idea de que jueguen el nacional con igualdad de oportunidades y condiciones que el resto, incluso, con opción a título, a fin de cuentas, lo raro, lo no convencional, es lo normal en Cuba. Para ellos sería una experiencia tremenda sobre su futuro, y serviría de preparación a una generación que además, es olímpica. Quizás, en los próximos años, aunque les adelante el crecimiento, se los acelere, sería una buena opción. Pero no el ascenso.
 El Campeonato 103 comenzará el 19 de febrero. Veremos el decursar de esta historia.
 De momento, solo me queda desearle una fuerza infinita a Maikel Reyes. El resto, queda para la crónica.