jueves, 5 de abril de 2018

Propuesta


Por: Mario Herrera
 
 Se me ocurrió una idea, que quizás les puede resultar interesante, si es seguidor del futbol cubano y lector habitual de este espacio. La nueva política de convocatorias no se aplicó al primer llamado de la selección en casi año y medio de inactividad, pero, según dicen, para Julio, y de cara a la naciente Liga de Naciones de CONCACAF, serán llamados todos los que se incluyen en el cambio.
 Pero, amén de criterios encontrados y debates habituales de los que faltan o no y los respectivos puntos de vista, propongo lo siguiente:

 Para la convocatoria antes mencionada, crear 3 equipos. Nunca se tienen en cuenta, pero considero que los que han participado en la Liga de Antigua, pudieran estar en ese primer equipo, llamémosle Blanco. Por supuesto, reforzado con jugadores de la preselección. Este equipo estaría dirigido por Dariem Díaz.
 Un segundo equipo, el Azul, tendrá a los que militan en la liga Dominicana, y a Aricheell Hernández. Inicluído Jorge Luis Clavelo, de quien tengo referencias que está como en sus mejores años. Esta segunda nave sería comandada por Alexander “Chander” González y Luis Seara. Aquí incluyo a Marcel Hernández.
 El tercer equipo, Rojo, tendría a los nuevos convocables según el cambio de política. Desde Joel Apezteguía, hasta el jóven arquero del Sportin Gijón, Christian Joel, Camacho de Finlandia, Vázquez del Atlético de Madrid, Corrales (si la MLS lo autoriza), Onel Hernández, en fin, todos las incorporaciones que entran en el cambio. Equipo dirigido por el DT campeón nacional. Mientras, el seleccionador nacional y su cuerpo de dirección, observa y analiza a cada jugador.
 Tendrían todos la oportunidad de probarse: los de Antigua, vienen de una liga profesional, de mayor nivel a la cubana; son buenos jugadores, pero además, para modelaje competitivo son especiales, pues jugaron como usualmente se hace en el caribe. Los “dominicanos” traen consigo tiempo y experiencia en una liga de nivel superior, con acceso a estilos y formas de juego no habituales, y los “extranjeros” vienen con la experiencia de  Europa.
 Propongo una serie de encuentros entre estos 3 conjuntos y entrenamientos de toda la preselección, para decidir en base a la calidad mostrada y no a nombres o alcurnias. Para hacer el equipo, hay que ganárselo con el trabajo duro y la calidad dentro y fuera del campo de juego.
  Creo también, que una convocatoria tan amplia, permitiría a los “extranjeros” valorar a jugadores cubanos y promoverlos en los países donde juegan.
 Es una simple idea. Ustedes, ¿qué creen?